logotipo la noticia en movimiento_trans

Microsismos aumentaron de manera exponencial en la capital de Zacatecas

Agencias. – Zacatecas, Zac., Durante los últimos tres años y 11 meses se ha dado un crecimiento exponencial de microsismos en la capital del estado, de los cuales la mayoría son producto de la actividad humana, específicamente de explosiones realizadas por empresas mineras, según estudios especializados de geología, informó Hiram Badillo Almaraz, director de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

En entrevista, el también especialista en sismos explicó que en la ciudad, antes de 2016, se producían 0.5 temblores por año, es decir, uno cada 24 meses en promedio. Entre 2016 y 2019 hubo un incremento notorio de entre tres y seis eventos anuales.

Sin embargo, en 2020 ocurrieron 116 movimientos telúricos, lo cual encendió todas las alarmas; de éstos, 107 fueron de origen antropogénico, es decir, causados por las explosiones subterráneas de la actividad minera; seis fueron considerados naturales y tres de causas indeterminadas.

Desde ese año a la fecha, los sismos suceden con regularidad horaria y coinciden geográficamente en dos zonas limítrofes de la ciudad de Zacatecas donde se encuentran minas: en el norte, donde está Capstone Copper Cozamin, y en el poniente, donde se ubica El Compás Endeavour Silver, ambas de capital canadiense.

Badillo Almaraz dio a conocer también que el Servicio Sismológico Nacional (SMN) corrigió la ubicación del temblor que el mediodía del miércoles cimbró el centro y el noroeste de esta urbe.

El SSN inicialmente localizó el epicentro en el municipio de Calera –que está a 25 kilómetros de la capital–, pero ayer lo colocó en el norte de la colonia Gustavo Díaz Ordaz, donde se localiza Capstone Copper Cozamin.

Hiram Badillo, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y considerado por sus pares de la UAZ el principal experto en sismos de la institución, relató que en 2018 la Escuela de Ingeniería Civil comenzó a indagar sobre el fenómeno a petición de un grupo de vecinos afectados por las detonaciones que se realizan en los yacimientos.

En estos siete años se elaboró un estudio de eventos sísmicos registrados en las proximidades a centros mineros, en el que, entre otros datos, se obtuvieron los límites de vibración permisibles para efectos de explosiones que establecen las distintas normas internacionales.

También, indicó, se observó un gran incremento de la actividad sísmica de acuerdo con el catálogo del SSN en la estación ZAIG de la capital del estado, en 2020, reportándose un total de 116 eventos. En 2021 hubo 96; en 2022, 189, y en el presente año van 103.

Asimismo se analizaron los registros del SSN de acuerdo con distintos criterios encontrados en la literatura con el fin de determinar si estos temblores son antropogénicos o de origen natural, a través de la determinación del hipocentro, tiempo de llegada de las ondas P y S, duración del evento, mecanismos focales, análisis de espectrogramas y horario.

Por otra parte, señaló el investigador, se revisaron los límites de vibraciones permisibles para edificios históricos establecidos por la norma ISO 10137. Según estos datos, los límites correspondientes a la dirección horizontal son superados en 24 por ciento de los registros relacionados a explosiones ocasionadas por la industria minera, mientras en la dirección vertical son superados en 61 por ciento.

Lo anterior explica por qué en los últimos cuatro años cientos de vecinos de al menos 20 colonias han reportado a este diario y a otros medios locales la aparición de grietas y fisuras en paredes y techos de sus viviendas, así como la coincidencia en la temporalidad de ocurrencia de los temblores, a las 6 de la mañana y a las 6 de la tarde, justo los horarios en que Capstone Copper tiene permiso de las autoridades federales para hacer voladuras.

Entre otras conclusiones, indicó Badillo Almaraz, con base en la revisión de los límites de vibración, se determina que existe un riesgo latente hacia las edificaciones que forman parte del patrimonio arquitectónico del centro histórico de la ciudad de Zacatecas, catalogado por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura como patrimonio cultural de la humanidad.

 

clima