logotipo la noticia en movimiento_trans

Tomar siestas regularmente está relacionado con mayor riesgo de hipertensión y apoplejías, según un estudio

Agencias.-Las personas que toman siestas con frecuencia tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión arterial y sufrir un accidente cerebrovascular, según un nuevo estudio de gran alcance.

«Esto puede deberse a que, aunque dormir la siesta en sí mismo no es perjudicial, muchas personas que duermen la siesta pueden hacerlo debido a que duermen mal por la noche. Dormir mal por la noche se asocia con una peor salud, y las siestas no son suficientes para compensar eso», dijo el psicólogo clínico Michael Grandner en un comunicado. Grandner dirige la Clínica de Medicina del Sueño del Centro Médico de la Universidad Banner en Tucson, Arizona, y no participó en el estudio.

Los participantes en el estudio que solían tomar siestas durante el día tenían un 12% más de probabilidades de desarrollar hipertensión arterial con el tiempo y un 24% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular en comparación con las personas que nunca toman siestas.

Si la persona era menor de 60 años, tomar una siesta la mayoría de los días aumentaba el riesgo de desarrollar hipertensión en un 20% en comparación con las personas que nunca o rara vez duermen la siesta, según el estudio publicado este lunes en Hypertension, una revista de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés). La AHA añadió recientemente que la duración del sueño como uno de sus ocho parámetros esenciales para la salud óptima del corazón y el cerebro.

Los resultados se mantuvieron incluso después de que los investigadores excluyeran a las personas con alto riesgo de padecer hipertensión, como las que padecen diabetes de tipo 2, presión arterial alta preexistente, colesterol alto, trastornos del sueño y las que trabajan en el turno nocturno.

«Los resultados demuestran que la siesta aumenta la incidencia de la hipertensión y las apoplejías, después de ajustar o tener en cuenta muchas variables que se sabe que están relacionadas con el riesgo de enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares», dijo la doctora Phyllis Zee, directora del Centro de Medicina Circadiana y del Sueño de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago.

«Desde un punto de vista clínico, creo que destaca la importancia de que los profesionales de la salud pregunten de forma rutinaria a los pacientes sobre las siestas y la somnolencia diurna excesiva y evalúen otras condiciones que contribuyan a modificar potencialmente el riesgo de enfermedad cardiovascular», dijo Zee, que no participó en el estudio.

Las siestas más largas son peores

El estudio utilizó datos de 360.000 participantes que habían dado información sobre sus hábitos de siesta al Biobanco del Reino Unido, una gran base de datos biomédica y recurso de investigación, que siguió a los residentes del Reino Unido desde 2006 hasta 2010.

Los participantes en el estudio del Reino Unido proporcionaron muestras de sangre, orina y saliva de forma regular, y respondieron a preguntas sobre la siesta cuatro veces a lo largo de los cuatro años del estudio. Sin embargo, el estudio solo recogió la frecuencia de las siestas, no su duración, y se basó en informes de los participantes sobre las siestas, una limitación debida a la imperfección del recuerdo.

«No definieron lo que debe ser una siesta. Si vas a dormir una hora, dos horas, por ejemplo, eso no es realmente una siesta», dijo el Dr. Raj Dasgupta, especialista en sueño y profesor asociado de Medicina Clínica en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

«Una siesta reparadora de 15 a 20 minutos entre el mediodía y las 2 de la tarde es 100% lo que hay que hacer si se tiene falta de sueño», dijo Dasgupta, que no participó en el estudio. «Si tienes insomnio crónico, no animamos a hacer la siesta porque te quita las ganas de dormir por la noche».

La mayoría de las personas del estudio que dormían siestas con regularidad fumaban cigarrillos, bebían a diario, roncaban, tenían insomnio y decían ser personas nocturnas.

Muchos de estos factores pueden influir en la calidad y la cantidad de sueño de una persona, según Dasgupta.

Dormir mal provoca «una fatiga diurna excesiva que puede dar lugar a una siesta excesiva durante el día», dijo.

«Creo que la siesta es una señal de advertencia de un trastorno del sueño subyacente en ciertos individuos», añadió. «Los trastornos del sueño están relacionados con un aumento del estrés y de las hormonas que regulan el peso, lo que puede conducir a la obesidad, la hipertensión y la diabetes de tipo 2, todos ellos factores de riesgo de enfermedades cardíacas».

clima