logotipo la noticia en movimiento_trans

Red de televisoras públicas de AL premia la serie mexicana Cartas para la libertad

Agencias. – Carmen Huete anuncia una segunda temporada del programa que dio voz a mujeres en prisión // El sábado se emitirá un especial sobre la primera que sale de un centro.

Cartas para la libertad es una serie documental de 13 capítulos en la que varias internas cuentan sus historias mediante testimonios directos y la lectura de misivas en las que reflexionan sobre su vida antes de ser encarceladas, así como de las condiciones que las orillaron a cometer o ser acusadas de diversos delitos, la vida cotidiana en prisión y, en algunos casos, su camino hacia la libertad.

Esas historias atraviesan temas de violencia de género, desigualdad social, discriminación, maternidad, diversidad sexual y abandono. Se trata de un retrato sobre las condiciones estructurales, sociales y de falta de acceso a la justicia de muchas mujeres.

Una de las protagonistas, Karime, quien ya obtuvo su libertad, contó que los sábados, cuando daban las 9:30 de la noche, por algunos pasillos del penal de Santa Martha Acatitla se escuchaba el eco de la televisión. Era que varias de las reclusas encendían el aparato para ver alguno de los 13 capítulos, producidos por Canal Catorce y Carmen Huete y un gran equipo.

La serie no sólo ha tenido gran impacto en los centros penitenciarios, sino también el gran público ha podido degustar de una producción que ha humanizado a las mujeres que estaban vistas como delincuentes sin tener contexto alguno. Ahora cada vez son más las que desean contar sus historias, relató en entrevista Huete, quien anuncia, además de una segunda parte, un especial, que se emitirá el sábado a las 21:30 horas, sobre la liberación de Karime.

Otra gran noticia es que Cartas para la libertad fue distinguida el lunes pasado en Colombia por los Red TAL, que galardona a producciones de calidad de la televisión pública latinoamericana. Son organizados por esa asociación de coproducción, intercambio y fortalecimiento de los sistemas de televisión de servicio público en la región, que pretende una soberanía audiovisual y emisiones de calidad.

Este año fueron inscritos unos 700 contenidos de los cuales fueron postulados 250 y, de ellos, alrededor de 37 fueron galardonados. como la serie mexicana que ganó en la categoría de perspectiva de género y diversidades.

Las protagonistas Alma, Adriana, Alejandra, Erick, Silvia, Marisol, Amelia, Aracely, Isabel, Francelia, Viridiana… se volvieron inspiración para otras internas, como las que, en opinión de Karime, la abordaban al día siguiente de presenciar la serie para comentarle que ahora entendían más su caso.

Ellas vieron a través del programa que no hubo nada oculto durante el rodaje y que, además, tuvieron la visibilidad de sus casos, lo que quizá pueda contribuir a su libertad, afirmó Carmen Huete, quien anuncia que ya está en camino una segunda parte de otros 13 capítulos.

No hemos recibido comentarios negativos, y ahora se ha hecho una comunidad con los espectadores del programa, aseguró la productora y directora, quien puntualizó que el valor es que, en tiempos tan duros como los que vivimos, se pueda lograr (con un programa de televisión pública) empatía con lo que supuestamente es lo peor de la sociedad. Que nos tomemos el tiempo de escuchar la versión de mujeres juzgadas penalmente más allá de un delito que hayan cometido o que les hayan fabricado. Saber que, antes de eso, hubo una historia de vida. Es importante reflexionar sobre las penas tan exageradas que no invitan para nada a la reinserción, porque si te condenan a 700 años qué pretenden que harás, ¿estudiar? ¿hacer macramé? Claro que no, así la vida está perdida. Debería haber penas que tuvieran coherencia con el delito y con el supuesto de que te van a insertar a la sociedad en algún momento. Habrá casos extremos en los que sea difícil la reinserción, pero son los que quizá traten de problemas siquiátricos en los que la reclusión debería ser en un centro especializado.

Cartas para la libertad no es una serie sobre la mente criminal ni de cómo estuvo el delito. Lo esencial es la necesidad de hablar de los porqués, de las causas que llevan a estas mujeres a esa situación, contó en otra ocasión la productora que, sin defender la causa, comentó que las protagonistas o tomaron decisiones equivocadas o confiaron demasiado, y no es por justificarlas, sino simplemente que la profundidad del tema penitenciario es más grande y debería ser más humano. ¿Es castigo? Y éste qué genera ¿más odio y resentimiento?

Huete agregó que han surgido cosas interesantes tras la serie, como abordar la objetividad de las penas. Hay casos como el de Alma Rubí, la mexico-japonesa que ya le está dando más ella a la institución que viceversa. Es maestra de todas y ¿qué hace ahí si es la que está aportando? El sistema judicial opera de una manera tan extraña, por ponerle un adjetivo, que cualquiera de nosotros puede caer ahí. Y de inmediato te cambia el discurso… y la vida.

Resaltó que hoy se esté haciendo televisión pública con contenidos de este tipo. “Es importante mencionar que se está haciendo una televisión institucional con todo el esfuerzo del universo y ahí están los contenidos como los que produce el Catorce, que está dando batalla en temas estructurales que atraviesan a la sociedad. Cartas… se volvió un estandarte que decidió alzar la voz; que representa a muchas mujeres que están privadas de la libertad injustamente. Una de ellas, Marisol, decía ‘soy más que un auto de formal prisión’”.

Es un buen espacio porque todos los materiales hablan de temas valiosos, compartió Huete, quien destacó que les llevará el premio (a Santa Martha), porque es el lugar en el que debe estar. Este reconocimiento es importante porque no es fácil hablar; estas mujeres tienen mucho miedo de lo que la gente piense sobre ellas. Las protagonistas han sido formidables y yo estoy feliz de compartir con ellas, que ya son como de mi familia: todos los días nos hablamos y cuando nos vemos lo hacemos con amor. Saben que son parte del proyecto, no nada más es ‘te entrevisto, me das material y me voy’. Estamos en la reunión de los casos nuevos, por lo que para seguir escuchando voces haremos la segunda temporada”.

Por lo pronto, el sábado Canal Catorce transmitirá la liberación de una de las protagonistas. La vimos en prisión pero se le dio seguimiento a su caso. En otros no se puede por la propia naturaleza del delito.

Cartas para la libertad surgió durante la realización de las dos temporadas del programa Mujeres con causa (2019), que a la productora le dio la oportunidad de conocer mujeres increíbles, quienes, habiendo pasado por situaciones muy difíciles, habían encontrado la manera de trascenderlas y convertirlas en una causa por la cual luchar. Fue durante ese proceso que se dio cuenta de que había mujeres de las que no estábamos hablando, de las que están privadas de su libertad.

clima