logotipo la noticia en movimiento_trans

¿Por qué el triunfo de Wendy Guevara en ‘La Casa de los Famosos’ es un hecho histórico para México? Aquí te contamos

Agencias. – Claro que teníamos que celebrar en el Ángel de la Independencia, en el corazón de un país que nos ha querido borrar del mapa. Anoche se trató de ondear la bandera del arcoíris y llenarnos de orgullo porque la comunidad LGBT+ jamás había tenido protagonismo en la televisión mexicana

Una chica trans salió triunfadora del programa más viral del momento. Con ello se sumó a años de activismo y lucha, nos dio foco, reflectores y una visibilidad a la que no estábamos acostumbrados. ¿Su nombre? Wendy Guevara, una mujer que no andaba tan perdida.

Sí, salimos al ángel y celebramos como se celebra un partido ganado por la selección, como un Oscar entregado a Guillermo Del Toro, como algo que no es poca cosa: Una chica trans que, con todo en contra, resultó ganadora en el programa más viral de la actualidad en México. Sí, gritamos llenos de orgullo. No era pare menos.

¿Qué por qué tanto escándalo? Aquí les va: Es curioso, pero en la televisión con la que muchos crecimos, la representación de la comunidad LGBT+ era casi nula y si la había, siempre fuimos personajes de quinta categoría. La moneda común era ser segundones, si bien nos iba, éramos actores de reparto, telón de fondo, patiños afeminados, damos de compañía y casi siempre el depositario de las burlas y las tragedias. El gay, la travesti, la lesbiana o los confundidos en donde meten todas las demás letras del arcoíris, en las telenovelas y el cine casi siempre morían de Sida o valga la redundancia, apuñalados por “degenerados”, porque se lo merecían.

Sin menospreciar los oficios, siempre fuimos el “puñalito” que corta el cabello, la que recoge la basura de otros, la maquillista, no la diseñadora de modas, pero sí la costurera, la amiga chusca de la amiga de la protagonista o la “vestida”, antes no se usaba la palabra transexual, que se prostituía y un día terminaba descuartizada a orilla de la carretera. ¿Por qué? Porque se lo merecía, así venía marcado en los dos guiones, en el de la vida y en el de la ficción.

Como muchos gays que viven en ciudades y familias conservadoras, yo jugaba a las escondidas con la Barbies de mis primas y aprendí a soñar con cosas grandes. Eso a pesar de que en la tele me decía que solo podía aspirar a ser la Barbie Desahuciada, la Barbie Vendedora de Droga, la Barbie Rompe Hogares, la Barbie que Talonea, la Barbie que no merece mucho, la Barbie que se pone tacones, medias de red y es la vergüenza de la familia, la Barbie condenada al infierno por pecadora y desviada. La Barbie que ama diferente y le han dicho que eso es una aberracion de la naturaleza.

clima