logotipo la noticia en movimiento_trans

Estamos a punto de asistir al nacimiento de una nueva lluvia de estrellas

Agencias. – El 12 de diciembre ocurrirá una lluvia de estrellas inédita.

A lo largo de nuestra vida todos hemos tenido la oportunidad de contemplar la silenciosa y fascinante belleza de alguna lluvia de estrellas en alguna ocasión. Ya sea en verano con las famosas Perseidas, que popularmente se conocen como “Lágrimas de San Lorenzo”, con las pasadas Leónidas que disfrutamos a mediados de noviembre o con las Gemínidas que se darán cita en pocos días. La Unión Internacional de Astronomía mantiene actualizada una detallada lista con cientos de lluvias de estrellas que ocurren a lo largo del año y los apasionados de la astronomía anotan cuidadosamente las fechas más notables en el calendario a la espera de la siguiente lluvia de meteoros.

Casi a diario nuestro planeta se “bombardeado” por pequeños restos de cometas y otros cuerpos celestes que se desintegran al entrar en nuestra atmósfera y nos ofrecen esas preciosas estrellas fugaces que dejan su estela luminosa durante unos instantes. La mayoría de esos meteoros apenas llegan al tamaño de un grano de arena pero se adentran en nuestra atmósfera a una velocidad tan alta que dejan un intenso brillo en su camino.

Pero hay algo que no se ve todos los días… una nueva lluvia de estrellas, un breve evento astronómico inédito y desconocido que podría ocurrir en tan solo unas horas. El descubrimiento lo ha realizado un equipo internacional de astrónomos y se ha publicado en ArXiv hace tan solo unos días bajo el título de “Una nueva lluvia de meteoros procedentes del cometa 46P/Wirtanen podría ocurrir en diciembre de 2023”.

Los investigadores, pertenecientes a diferentes instituciones astronómicas como los Observatorios de París y Tokio, así como las Universidades de Lille, Boston y Londres, informan que una corrientes de escombros dejados alrededor del Sol por este cometa cercano a la Tierra parecerán fluir desde la dirección de la estrella Lambda-Sculptoris, lo cual ya nos deja una posible denominación para esta nueva lluvia de estrellas: «Lambda-Sculptoris«.

El protagonista de esta lluvia aparece en la imagen superior, tomada por el legendario Telescopio Hubble hace cinco años. Se conoce como cometa 46P/Wirtaneny es una pequeña bola de gas, hielo y polvo que orbita alrededor el Sol cada 5,4 años. Como su propio nombre indica, la descubrió en 1948 el estadounidense Carl Alvar Wirtanen, un prolífico astrónomo que, junto con su esposa Edith, descubrieron un buen número de asteroides y cometas desde el Observatorio Lick, en California.

Su frecuencia de paso cada cinco años es la razón por la que se descubrió tan pronto (de hecho se descubrió antes que el cometa Halley, que tarda alrededor de 75 años en orbitar el Sol), sin embargo deja una cuestión interesante: ¿Por qué no descubrimos antes la lluvia de estrellas que deja a su paso? Una de las posibles soluciones a este interrogante podría ser su coincidencia con una lluvia de estrellas mucho mayor, las Gemínidas, que también se dan cita en estos próximos días de diciembre. La nueva lluvia de meteoros Lambda-Sculptoris podría haber sido un telonero inadvertido de las Gemínidas durante muchas décadas antes de que, por fin, los astrónomos pudieran definir su existencia propia.

«Los resultados muestran un posible encuentro previsto para el 12 de diciembre de 2023, entre las 8:00 y las 12:30 UT [0300 y 0730 EST]. El nivel de actividad de la lluvia es muy incierto debido a la ausencia de lluvias pasadas reportadas», explican los autores en Space.com. Los investigadores también prevén que la mejor visibilidad de esta recién descubierta lluvia de meteoros para esta ocasión se producirá en Australia, Nueva Zelanda y Oceanía aunque, al tratarse de un evento inédito, no contamos con registros previos de su intensidad. Aquellos que tengan la suerte de poder contemplarlas serán los primeros en descubrirlo de primera mano.

clima