logotipo la noticia en movimiento_trans

El CEO de Microsoft alerta sobre un futuro de «pesadilla» con la inteligencia artificial si Google continúa dominando las búsquedas

Agencias. – El CEO de Microsoft, Satya Nadella, advirtió este lunes sobre un escenario de «pesadilla» para internet si se permite que Google continúe con su dominio sobre las búsquedas en línea. Una situación, dijo, que comienza con las búsquedas en ordenadores de escritorio y móviles, pero que se extiende al emergente campo de batalla de la inteligencia artificial (IA).

Nadella testificó este lunes en el marco del juicio antimonopolio contra Google, que ya va por su decimocuarta jornada. Es el ejecutivo tecnológico de más alto nivel que ha testificado durante el juicio, que se centra en el poder de Google como motor de búsqueda predeterminado en dispositivos móviles y navegadores de todo el mundo.

Nadella, vestido de traje y corbata, describió a Google como un gigante tecnológico que ha bloqueado el acceso de los consumidores a motores de búsqueda rivales. Su testimonio reflejó las frustraciones de una larga rivalidad entre Microsoft y Google cuyas tensiones han impregnado el juicio, el cual ha durado semanas. (Google no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios).

Un elemento central de la estrategia de Google han sido sus acuerdos con empresas como Apple, que convirtieron a Google en el motor de búsqueda por defecto de millones de usuarios de internet.

«Te levantas por la mañana, te lavas los dientes y buscas en Google», dijo Nadella.

Nadella declaró que todos los años que ha sido CEO de Microsoft ha intentado sin éxito persuadir a Apple para que dejara de utilizar Google como motor de búsqueda predeterminado. Nadella añadió que Microsoft ha estado dispuesto a gastar cerca de US$ 15.000 millones al año por ese privilegio. (Un alto ejecutivo de Apple, Eddy Cue, testificó la semana pasada que Apple siempre ha considerado a Google el mejor producto de búsqueda para sus usuarios, una afirmación que la propia Google repitió a lo largo del juicio).

Sin embargo, aún más preocupante, argumentó Nadella, es que la enorme cantidad de datos de búsqueda que se proporciona a Google a través de sus acuerdos predeterminados puede ayudar a Google a entrenar sus modelos de IA para que sean mejores que los de cualquier otro, amenazando con dar a Google una ventaja inexpugnable en IA generativa que afianzaría aún más su poder.

«Va a ser aún más difícil competir en la era de la IA con alguien que tiene esa ventaja… fundamental», declaró Nadella.

A pesar de ser rentable y de haber invertido en él unos US$ 100.000 millones en los últimos 20 años, el motor de búsqueda Bing de Microsoft solo tiene una cuota de mercado de un dígito en las búsquedas móviles, y solo un poco más —entre los adolescentes— en las búsquedas de escritorio, dijo Nadella, añadiendo que uno de sus sueños ha sido ver a Bing representar al menos el 20% del mercado en ambos segmentos.

Bing ha luchado por aumentar su cuota de mercado en parte porque, al ser el proveedor de búsquedas por defecto de miles de millones de dispositivos, Google recibe enormes cantidades de datos a través de las consultas de búsqueda que le ayudan a comprender a gran escala lo que puede interesar a los usuarios, señaló Nadella. Y durante años, esos «datos dinámicos» han permitido a Google mantenerse por delante de Bing, añadió.

«Cada error ortográfico de una nueva película, cada restaurante local cuyo nombre escribes mal», explicó Nadella, «…es un activo muy crítico para que la calidad de tus búsquedas mejore». Y como el mundo físico cambia constantemente, captar los cambios en las tendencias de búsqueda es esencial para ayudar a un motor de búsqueda a seguir siendo relevante a medida que los datos históricos pierden relevancia. Nadella dirigió anteriormente el negocio de computación en la nube de Microsoft y, antes de eso, había pasado varios años supervisando el equipo de ingeniería responsable de las búsquedas y la publicidad en la empresa, lo que le convierte en un buen conocedor de los diversos retos de Bing.

Ahora, Nadella señala que la misma ventaja de los datos podría crear «una pesadilla aún mayor», ya que los grandes modelos lingüísticos compiten en función de los datos con los que se entrenan.

«Lo preocupante es que me recuerda a lo que ocurrió con los acuerdos de distribución (en las búsquedas)», declaró.

Según el CEO de Microsoft, además de entrenar sus modelos a partir de consultas de búsqueda, Google también se ha esforzado por conseguir acuerdos con editores de contenidos para asegurarse el acceso exclusivo a su material con fines de entrenamiento de IA. En las propias reuniones de Nadella con editores, dijo que ahora oye que Google «quiere… extender este cheque y nosotros queremos que tú lo iguales». (Google no respondió inmediatamente a las preguntas sobre esos acuerdos).

Las peticiones ponen de manifiesto la preocupación de que «lo que hoy está disponible públicamente (puede no estarlo) mañana» para el entrenamiento de IA, según el testimonio.

Mientras que Microsoft y Apple tienen sus propias aplicaciones predeterminadas —por ejemplo, Apple Maps es la aplicación de mapas predeterminada en los dispositivos iOS—, Google va mucho más allá que otras empresas tecnológicas en el uso de «incentivos y castigos» para que la gente utilice sus productos por defecto, afirmó Nadella. Citó los requisitos de licencia de Google que obligan a instalar la Play Store de Google como condición para utilizar el sistema operativo Android, otro tema de disputa en el juicio. El equivalente sería que Microsoft amenazara con retirar Microsoft Office si Bing no fuera el motor de búsqueda predeterminado, dijo Nadella, una medida que, según él, no beneficiaría a los intereses comerciales de Microsoft.

Aunque reconoció que Google no ocuparía su posición dominante sin las batallas antimonopolio que Microsoft libró con el Gobierno estadounidense en los años 90, Nadella afirmó que la situación actual de Google es muy diferente. La búsqueda en internet y, en particular en los dispositivos móviles, es la mayor oportunidad de negocio de software del mundo.

El dominio de Google en las búsquedas se refuerza cuando los sitios web y los editores se optimizan para el algoritmo de búsqueda de Google y no para el de Bing, cuando los anunciantes acuden en masa a Google y cuando los usuarios se ciñen a lo que les resulta familiar, argumentó Nadella.

En sus infructuosas negociaciones con Apple, Nadella dijo que ha intentado argumentar que el papel actual de Bing es poco más que una herramienta útil para Apple para «subir el precio» del alojamiento de Google como proveedor de búsqueda predeterminado, pero que Bing proporciona un importante contrapeso a Google y que Apple debería considerar invertir en la alternativa de Microsoft por el bien de la competencia. Nadella también ha propuesto que Bing funcione en los dispositivos de Apple como una especie de «servicio público».

«Supongamos que Bing saliera del mercado», dijo Nadella. «¿Crees que Google seguiría pagando (a Apple)?».

clima